Usted está aquí

Teoría del diseño

Hace unos meses Pol·len Edicions y Monográfica decidieron editar en castellano el famoso libro de Víctor Papanek “Diseñar para el mundo real”. Lo hicieron a través de una campaña de crowdfunding que gracias a los micro apoyos de muchas personas (entre las que me encuentro) tuvo éxito.

Recientemente David Bonilla escribía sobre cómo le gustaría que la gente dedicada a los negocios, el emprendimiento y las startups se abriese más y hablase de sus propios proyectos, tal como hace él, con sinceridad, sin glamour y con sentido común desde su bonilista.

A la hora de afrontar un proyecto de diseño una metodología muy útil es rescatar la gráfica que hay tras una historia, un lugar o un hecho.

Para los egipcios y muchas otras grandes civilaciones la escritura fue un regalo que los dioses entregaron a los hombres. Sin embargo, los musulmanes, tras la prohibición de representar la figura humana y animal, se entregaron a este arte viviente, como forma de expresar y mostrar los principios divinos tras un largo proceso de reconocimiento.

Es muy común definir la metodología de diseño como una herramienta que en lugar de añadir, elimina lo que sobra. De esta manera accedemos al verdadero valor del producto y comunicamos mejor. Bajo esta dinámica surgen modas o estilos como el flat design, que llevan al extremo éstas prácticas y las sistematizan.

Hace ya algunos años estuve trabajando en el equipo que desarrolló la identidad visual de la Cátedra Pascual Carrión, en la Universidad de Agrónomos de la UPM. Guiados por la inercia de un concepto para todo, utilizamos una técnica que ahora es muy común pero que antes no lo era.

Piensa un poco. Estás viendo una película y de repente zas! anuncios publicitarios, escuchas tu programa de radio favorito zas! otro anuncio, visitas tu página web favorita y zas! un banner gigante te impide ver el contenido...

Con motivo de La noche de los libros el 23 de abril se celebra en Madrid (Graphic Book c/ Libreros 3 a partir de las 20h.) el evento Autoedita o muere. Una fiesta/acción de libre intercambio de material autoeditado a través del trueque.

“En diseño, la indiferencia hacia la gente y hacia la realidad en la que vivimos  es el único pecado capital (...) el diseño de muchosproductos está determinado por las especulaciones que hacen los industriales con las debilidades de los compradores. Eso puede producir ganancias en un plazo corto. Pero no conduce al éxito.